martes, 15 de septiembre de 2009

PUNTOS Y PUNTUACIONES...

Texto extraído del blog, vinos y copas.

Me ha parecido tan interesante que creo que deberíamos plantearnos lo de las puntuaciones en según que medios... credibilidad? aunque no todas las responsabilidades haya que echárselas a los puntuadores, también hay que tener en cuenta la honorabilidad de algunos bodegueros que por trepas ó simplemente sinvergüenzas van a saco y eso repercute a quien dedica todo su esfuerzo y buen hacer, incluso para algunos que es vital!

El texto lo podéis leer también en el blog de vinos y copas, de donde lo he extraído.

Nuevamente la polémica se ha instalado sobre el orondo catador de Wine Advocate Jay Miller, brazo derecho del poderosísimo Robert Parker, quien además es el encargado de darle los puntos a los vinos españoles, argentinos y chilenos. Esta vez se trata de un Jumilla, supuestamente una mezcla de monastrell, petit verdot y malbec, cuyo vino recibió 96 puntos por parte del mismo Miller. Hasta ahí todo bien, salvo que consumidores estadounidenses tentados por el súper puntaje y que compraron sus partidas de botellas encontraron que lo que había dentro de sus productos no tenía ninguna relación con lo descrito por Miller.

Uno de estos furiosos consumidores, decepcionado por el vino, envió una botella a Jay Miller para que este comprobara o desacreditara lo que había catado, enviado supuestamente por el importador en Estados Unidos. Miller finalmente pudo comprobar que lo que tenía frente a su nueva copa de este Sierra Carche, Jumilla 2005 no era ni la sombra de lo que había descrito anteriormente. El alboroto aparece en el blog de Manuel Camblor quien a su vez lo destaca de otro blog Dr. Vino, sitio que ya le sacado otros trapitos al sol a la gente de Wine Advocate.

Según lo que puedo deducir la cadena de engaños puede que no sea de absoluta responsabilidad de Jay Miller. Queda instalada como hipótesis una posible colusión entre el importador y los propietarios de la marca, Guy Anderson Wines, por hacerle llegar a Miller una muestra que no tendría relación alguna con el vino que llegó a las estanterías de vinos estadounidenses. Es imposible hacerle un seguimiento o fiscalización a cada vino que sale de la bodega. Hay un asunto de ética y responsabilidad para con los consumidores que debería ser intocable y estar por encima de cualquier otro predicamento ya sea comercial, industrial o publicitario, por nombrar algunos.

5 comentarios:

Oriol dijo...

Hola Ramón! la verdad es que da que sospechar el tema del este vino, pero como siempre, falta información para saber si no era el mismo vino o simplemente era el mismo vino pero con unas condiciones de transporte en la distribución pésimas. A saber en que condiciones se mantuvo el vino desde que el catador dió la puntuación y hasta que llegó al consumidor de los USA. Igual estuvo en el puerto de Los Angeles en un contenedor a 45º C durante una semana. Y está claro que entonces el vino que tomarán los consumidores no "sera" el mismo.

Ramon Saavedra dijo...

Todo es posible Oriol!
pero como sabemos que los vinos se preparan para premios, por que se han descubierto varios casos y ademas los vinos viajan normalmente en contenedores refrigerados en barcos, por que el vino que yo envío para México, Canadá, EE.UU, etc...viaja en contenedor refrigerado y eso que yo soy pequeñito, imagínate los grandes!
en todo caso está bien no pensar siempre lo peor,
gracias por tu comentario,
un saludo,
Ramón

antociano dijo...

Saludos a la bodega,
Unas cortas palabras para felicitarlos por el noveno lugar en el concurso del mejor blog de vinos 2009.
Creo que son la bodega con mejor posicion en el concurso.
Felicitaciones!

Ramon Saavedra dijo...

Gracias Antociano y enhora buena a tu blog que creo que ese si que es profesional, yo estoy empezando a entender lo del internete, pero bueno ahí estamos para darnos a conocer,
un saludo,
Ramón

Jose Ignacio dijo...

Yo como hablabamos ayer, Ramón...sigo pensando como he pensado siempre. Aquí la culpa última es de quien pone el nombre para certificar algo y se FORRA con el asunto.
Ahora es fácil decir no, yo no sabia nada....pero mientras tanto oyes el dinero caer.
Luego ya vamos marcando responsabilidades, pero culpas, lo que se dice culpa....la decisión última sobre lo que se publica y lo que no es de quien pone el nombre y gana el pastizal que gana con ello.
Luego tenemos el consumidor que compra por números. Jumilla de 96 puntos Parker, de tan "solo" 40 euros asi que si lo dice Parker (y la gente dice Parker, no Miller) debe de estar cojonudo.
Si se probara primero sin tener en cuenta tanto número y más tu paladar y lo que te gusta no pasarían éstas cosas.